#2: Nunca digas nunca.

ouch

"Cold Call Art"

¿Hay peor cosa que suene el teléfono, atiendas y sea un telemarketer?
Sí ya se, estar esperando una llamada, que suene el teléfono, atiendas y sea un telemarketer.
No, tampoco. Aunque lo parezca, eso ni siquiera se acerca a lo peor que puede pasarte. Porque nada pero nada es peor que odies recibir estos maravillosos llamados y un día seas TÚ el que tenga que hacerlos.
Sí hacerlos, porque a Charlie November le ha llegado el día y la hora. Y es lógico, estamos naciendo, estamos empezando, tenemos que darnos a conocer. Ojo, que no se nos caen los anillos, pero no me digan que existe algo más incómodo que saber que estás incomodando. Porque estoy seguro que si un telemarketer atiende a otro telemarketer, al igual que el resto de los mortales, hace lo imposible para quitárselo de encima. Como hicieron con nosotros las  20 ó 30 empresas a las que llamamos ese fatídico e inolvidable jueves. Claro, imagínense si es difícil que te atiendan en una situación normal, cómo será ahora que están todos pensando que mañana se caerá el mundo y que invertir en publicidad es casi como pedirle a Obama que vote por McCain (a nuestra forma de ver, un pensamiento muy erróneo, el de la publicidad claro, lo del voto se lo dejamos a los analistas que ahora están tan de moda). Eso sí podremos quejarnos, llorar y patalear pero nos hemos reído mucho, sobre todo cuando uno de tantos nos mandó a decir por su secretaria y cito textual porque me pareció brillante: “dice que está ocupado, que lo llames el mes que viene.” Alguien encuentra una forma más clara y a la vez política de decir: “no vuelvas a llamar en tu vida”. Pues nosotros no, así que esta respuesta queda automáticamente nominada como la N1 en el ranking de las respuestas esquivas, por lo menos hasta que alguien nos diga lo contrario.
Antes de despedirme no quería dejar de aclarar una cosa (final emotivo y esperanzador): no importa los llamados que tengamos que hacer, los timbres que tengamos que tocar o las calles que haya que patear, a Charlie November lo van a conocer sea como sea, pero sobre todo porque nos gusta mucho lo que hacemos y no pensamos parar, entonces como nos ha llegado el día y la hora del llamado, nos llegará el día y la hora en que diremos: “estoy muy ocupado, llámame el mes que viene”.

Etiquetado , , , , , , , , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: